10 cosas que ayudarán a favorecer la concentración de tu hijo

naturaleza_mykonekocom

1. Descanso adecuado
Asegúrate que esté durmiendo lo suficiente: hasta los 12 meses necesitan aprox. 14- 15 horas; de 1 a 3 años entre 12 -14 horas; y los niños de 3 a 6 años, necesitan 10 horas.

2. Buena nutrición e hidratación
NO a los azúcares, a la comida enlatada o procesada, a las bebidas azucaradas, y SÍ a la comida natural y balanceada, a los jugos de frutas y al agua natural. Colorantes artificiales, aditivos, y el azúcar, pueden causar hiperactividad.

3. Orden en la casa
El orden exterior ayuda al orden interior: los niños necesitan orden. Que haya un lugar para cada cosa, y que cada cosa esté en su lugar, esto les ayuda a elegir y mantenerse enfocados.

4. Ambiente de calma y tranquilidad
Ofrecer un ambiente de calma y tranquilidad favorece la concentración. Sin ruidos, televisores, teléfonos.

5. No al entretenimiento pasivo
En vez de buscar entretener tú a tu hijo todo el tiempo, provéelo de un ambiente interesante y estimulante, y deja que se divierta solo. Tampoco debemos ofrecerle juguetes demasiado ruidosos o que hagan muchas cosas en simultáneo. Hay que permitir que el niño explore él mismo, que se maraville, que sea activo y que disfrute sus propios logros y descubrimientos.

6. No a la tv antes de los 2 años y no, o muy poca, después.
La TV, además de ser un entretenimiento pasivo, es ruidosa, hiperestimulante, y atenta contra la posibilidad de atención; el niño es un explorador sensorial. Deja que descubra el maravilloso mundo en el que vivimos.

7. Juguetes y materiales simples y adecuados a cada etapa.
Prefiere juguetes sencillos. Aquellos que desafíen sus habilidades en desarrollo les interesan especialmente; también su propio cuerpo y el movimiento. Una vez que camina, al niño le interesa mucho la vida práctica.

8. Empezar pronto
Un bebé puede concentrarse; preparar el ambiente y dar tiempo son las claves. Móviles adecuados son un buen comienzo.

9. Observar
En Montessori la observación es muy importante. Observa para asegurarte de que descanse lo suficiente, de que no tenga hambre o sed. Observa para identificar sus intereses, para identificar su etapa de desarrollo y apoyarlo, y para reconocer sus momentos de concentración y respetarlos.

10. No interrumpir
Es importante que no lo interrumpas. No lo ayudes innecesariamente, no lo felicites, no lo corrijas, míralo y mantén tu distancia. Su concentración es frágil; si es interrumpido con frecuencia, dejará de intentar concentrarse.

Fuente: NDUOMA y Educación Montessori